ENFERMAR EN ALEMANIA

La sanidad en Alemania, y en Berlín concretamente porque es de lo que voy a escribir, está externalizada en su totalidad. Aquí, en Alemania, han hecho lo que actualmente quiere hacer el gobierno del PP en España más o menos. ¿Es mejor esto que lo que tenemos en España?. ¿Es peor?. La risa, seguramente va por barrios. O la desgracia. A un lado, los que llenan las arcas son los beneficiarios del sistema. Al otro lado, los pacientes son, con frecuencia, los sufridores. Como primera medida, yo aconsejaría que a nadie que venga a Alemania, y a Berlín especialmente, se le ocurra ponerse enfermo.

De la sanidad alemana, son víctimas, en primer lugar, los propios alemanes. A mi consuegra la tuvieron que sacar deprisa y corriendo de un centro hospitalario y enviarla a otro porque, tras una operación de rodilla en la que le pusieron una prótesis, enfermó seriamente no sabían muy bien de qué. Tuvo suerte y se recuperó pronto en el nuevo centro: su mal que a pocas si acaba con ella, era que no le vigilaron electrolitos, sales, etc, todos esos componentes que circulan por nuestro organismo y que, si están nivelados, hacen que nos sintamos bien. Y si se descompensan hasta extremos graves, y nadie sabe buscar a través de un simple análisis qué está pasando, pueden llevarte a la tumba. Así de simple y de terrible. Vamos, que con una bebida isotónica a tiempo, el problema ni hubiera existido. Digo yo. Mi consuegra se recupera hoy en día de su rodilla, acude a un centro de fisioterapia para hacer su rehabilitación y está bien. Salvada por la campana en términos pugilísticos. Por lo pelos, en lenguaje coloquial. Y tiene una sospecha: se puso tan mal porque, como todo está explotado por empresas privadas, se trata de pasear a los enfermos y hacer que cuesten dinero al estado.

Yo paso parte de los veranos en Berlín. Estoy empadronada en esta ciudad como población habitual no continua, y, naturalmente, tengo mi tarjeta azul de la Unión Europea para cubrir cualquier necesidad médica que se pueda presentar. Este año se ha presentado. Mala suerte. Un dolor insoportable en una cadera que seguía por el muslo y la parte del bajo vientre. Lumbago, pensé. Pedí cita con una médico cerca de mi casa, me miró y decidió que, efectivamente, era una lumbalgia. Me recetó medicamentos y me mandó para casa. Al cabo de unos días, cada vez peor a pesar del tratamiento, tuve que ir a urgencias en un hospital de fama llamado “La Charité”. Es el de referencia de mi zona.

 

La Charité es un inmenso hospital creado en 1.710 para combatir la peste. de él han salido 11 premios Nobel y es un referente en la medicina europea como centro universitario de formación médica. Foto Matthias.

La Charité es un inmenso hospital creado en 1.710 para combatir la peste. De él han salido 11 premios Nobel y es un referente en la medicina europea como centro universitario de formación médica. Foto Matthias.

 

Primero te registran, rellenas un cuestionario, firmas varios papeles, te preguntan cuando te vas a ir del país, sacan fotocopias de la tarjeta azul médica que garantiza asistencia en toda la Unión Europea y de tu DNI y pasas a otro despacho donde tienes que explicar qué diablos te ha llevado a honrarles con tu visita. Una vez explicado, esperas en un hall (tienes suerte si encuentras silla) a que alguien te llame. Yo tuve suerte porque no solo encontré silla sino que me derivaron a un médico especialista en problemas de huesos y muy concretamente de cadera. Leyó el primer informe, pidió que le contase con detalle el tipo de dolor que me tenía al borde de las lágrimas y mandó hacer unas radiografías. Una asistente malencarada y muy cabreada, me zarandeó en una camilla para un lado y para otro sin tener algún pequeño cuidado con mis tremendos dolores y luego se marchó. Deduje que había terminado conmigo y pregunté al aire “Das is alles?”. Nadie contestó, así que corrí una puerta que pesaba un quintal y salí a un pasillo a esperar. Había silla, ¡que suerte!. Una larga espera. Mi médico, muy profesional y amable, de nombre doctor Diente (traducción al español, claro) explicó con todo lujo de detalles que tenía artrosis en una cadera y que eso es lo que me tenía desfallecida de dolor. También me explicó que había un problema con una vértebra lumbar que estaba escachada, pero me tocó en la zona y como no tenía dolores por allí, me puso un tratamiento para calmar los provocados por la artrosis. Un tratamiento totalmente diferente al de la primera médico que me había visto y había diagnosticado lumbalgia. Volví a casa sin apenas poder andar, dolorida pero contenta. Al fin habían atinado con mis males y me iba a curar, pasar unas vacaciones tranquilas y disfrutar del fresquito veraniego de Berlín.

De eso nada, monada. Menos mal que Patricia, mi hija mayor es también mi vecina y me puede acompañar, hacer de traductora, prepararme las comidas y atenderme en todo lo que necesito. Pero no puede –y bien que lo sufre- quitarme los dolores. Porque los dolores, cada vez mayores, no pasaron tampoco con este tratamiento. Siguiendo las instrucciones que nos había dado el médico de urgencias, llamamos a “La Charité” para pedir consulta con él mismo en el departamento correspondiente. Al llegar, lo primero firmar papeles. Lo segundo, un “cómase usted la tarjeta sanitaria azul porque esta zona (de mierda y del año pum), aunque pertenece a “La Charité”, funciona como una clínica universitaria diferente a todo lo demás. Así que, por favor, domicilio y datos para que le enviemos la factura”. Inútil discutir: paga y pasas. No firmas, no pasas. “Tampoco será tan caro, no se preocupe” aventuró a decir una listilla. Como necesitaba pasar, firmé. Ya veré cuánto es cuando llegue la factura. El doctor Diente no me atendió ni lo vi por allí. Me atendió una simpática jovenzana, amable y parlanchina, que siguió con la teoría de la artrosis en la cadera. “Es muy doloroso, claro”, decía palmeándome la mano. Me cambió la medicación. Ya llevaba tres médicos, dos diagnósticos y tres tratamientos diferentes.

 

Los errores médicos matan cada año en Alemania a unas 19.000 personas. Más que los accidentes de tráfico.Según la Cámara de Médicos Alemanes "los errores suelen producirse no por negligencia de los médicos, sino por problemas de organización y por la naturaleza compleja de los procedimientos.” (Datos de enero de 2.014)

Los errores médicos matan cada año en Alemania a unas 19.000 personas. Más que los accidentes de tráfico. Según la Cámara de Médicos Alemanes “los errores suelen producirse no por negligencia de los médicos, sino por problemas de organización y por la naturaleza compleja de los procedimientos.”
(Datos de enero de 2.014)

 

No sirvió de nada. Fue el cóctel de medicamentos que menos me ha servido. Con el dolor exasperante, terrible, instalado dentro de mí, con más de diez días sin dormir ni descansar tranquila, sin siquiera poder meterme en la cama, tumbada en el sofá y sólo pudiendo cerrar un rato los ojos cuando el agotamiento vencía al dolor, mi hija Patricia me sorprendió la otra mañana llorando a moco tendido. Buscó una médico en el barrio de la que había buenas referencias en Internet (una costumbre muy útil de los alemanes, eso de valorar a sus médicos en foros públicos y al alcance de todo el que mire), y pidió por caridad una consulta. La doctora Kubo nos la dio en el día. Solamente tuvimos que esperar a que pasasen delante todos los que tenían hora concertada. Luego, los sin hora. Yo, la última. Ella era médico de familia, de cabecera o de medicina general. No se cómo les llaman aquí. Fuimos con todos los informes, confesó que no entendía de eso, pero que sí entendía que debía ponerme en contacto con unos ortopedas o cirujanos especializados en estos temas que me darían una solución. (Era la segunda persona que nos recomendaba a estos señores, el doctor Diente de urgencias fue el primero). Por caridad, los cirujanos me han recibido. El que me ha atendido, de pié en una habitación donde solo había una camilla de curas, ha echado un ojo a los informes médicos, el otro ojo a las radiografías y ha diagnosticado claro y contundente: es la columna vertebral, es esa vértebra que ha señalado el de urgencias (pero que había desechado como causante de mis dolores). Y quizás alguna otra en la zona lumbar. Me ha mandado ¡una resonancia magnética!. “Ahí veremos los daños, el miércoles que viene la veo con la resonancia en la mano. Y un coctel de medicinas diferentes que según él, debería calmar el dolor al menos en parte. Cinco médicos, cuatro tratamientos diferentes, tres diagnósticos… Y seguimos. Esto es la medicina alemana en estado puro.

La vida es muy rara. Lo de los médicos también. Dos días antes, en medio de mi desesperación había llamado a Madrid a mi médico, la doctora Karin Freitag (es medio alemana y de ahí su apellido que traducido es “Viernes”). Ella, lista como ella sola, sin ver radiografías y con lo que me había dicho el doctor Diente, había diagnosticado: “Ese dolor no es por artrosis y menos no estando en estado avanzado. Es la vértebra y los dolores son en esas zonas porque son dolores referidos”. Tenía razón y ni siquiera me había visto. Diagnosticó a tres mil kilómetros y por teléfono. Y con rapidez. Esto es la medicina en España que nos quieren cambiar estos tipos del PP y externalizarla, como han hecho los políticos en Alemania.

 

Manifestación en Madrid en favor de una sanidad totalmente pública. Foto de nuevatribuna.es.

Manifestación en Madrid en favor de una sanidad totalmente pública. Foto de nuevatribuna.es.

 

Ahora dejo aquí el relato. Otro día hablaré de una importante batalla: conseguir que me hagan una resonancia magnética y que la AOK (la aseguradora sanitaria que en mi caso se ocupa de la cobertura médica de mi tarjeta azul de la Unión Europea) acepte toda la atención médica recibida como “gratuita” y no como asistencia privada a pagar. De momento, una empleada ha lanzado la insidia de que mi viaje a Berlín tenía toda la pinta de ser provocado para recibir la maravillosa asistencia médica alemana.

Cada vez creo más cierto el llamado “turismo médico” que especialmente alemanes e ingleses practican en España. Al menos con lo que respecta a Alemania, la medicina en España, la pública, la que reciben ellos como turistas, es de primera al lado de la suya: buena, directa, eficaz. Y sin problemas.

 

15 Responses to “ENFERMAR EN ALEMANIA

  • tonipep
    3 años ago

    Comparto la experiencia de mi amiga y gran periodista Camino Ciordia Álvarez, sobre la Sanidad en Berlin ..

  • Pilar Olea
    3 años ago

    Qué aventura, Camino. Espero que todo se vaya resolviendo y que te mejores pronto. Un beso.

  • Amparo García
    3 años ago

    Me ha encantado tu relato, camino.

  • Amparo García
    3 años ago

    Aunque espero que te recuperes pronto. Disculpa que lo haga así pero me he comprado una tableta y la estoy descubriendo. Muchos besos para Patricia que tan bien te está cuidando. ! SANIDAD pública

  • tonipep
    3 años ago

    Un beso … Llego mañana desde Polonia iré a verte …..

  • Alberto F.
    3 años ago

    Casos hay todos los sitios, pero la sanidad alemana al menos la que yo conozco vas al médico u hospital que desees pagas y te reembolsan un % según tengas contratado.

    • Alberto, me temo que la única sanidad alemana que conoces es la privada. Y esa nada tiene que ver con la sanidad pública externalizada que es de la que he escrito y nada tiene que ver con lo que cuentas. Aquí en la sanidad pública no se paga nada pero las empresas que llevan la externalizacion marean mucho para sacarle los dineros al estado. Pero los individuos, gratis total. Vamos, pagando las cuotas de Seguridad Social de su sueldo, obvio.

  • Susana P. Alonso
    3 años ago

    Yo conozco el caso de una amiga que para mas inri es investigadora medica cuya experiencia es la de Camino pero peor tuvo menos suerte.

  • Maryel
    3 años ago

    Lo que está claro, es que cuanto mas viajas, más te das cuenta que en España, a pesar de nuestras quejas (las mías también), vivimos mejor y tenemos una sanidad casi de lujo, aunque se la quieran cargar.

  • Willy Rubio
    3 años ago

    Chica…te he leído con detenimiento y he quedado agotado. Lo siento Camino, que jodido es esto de la “mayoría de edad” en países fascistas. Cuídate y mejórate

  • Delia López
    3 años ago

    La verdad es que yo también me lo he leído hasta el final y me ha entrado algo de pánico porque aquí ya empieza a pasar

  • Francis
    3 años ago

    En pleno apogeo del servicio público de sanidad -1988- con mayorías no absolutas, “aplastantes”, del psoe, padecí algo muy similar. Así que, lo primero, mis condolencias. Pero aquí y allí ha pasado, pasa y pasará… Ahora, si la culpa tiene que ser del PP pues vale.

    • No se trata de que la culpa sea solo del PP, simplemente es el que está intentando externalizar la sanidad pública en España. Es un hecho que no tiene discusión porque son hechos, Francis. En Alemania, también se externalizaron los servicios de la sanidad pública durante un mandato de la derecha. Y las cosas van como van. Lo que cuento es un ejemplo. ¿Malas experiencias médicas?. Yo también he tenido alguna cuando gobernaba el PSOE, pero lo siento, no puedo culpar al PSOE de querer externalizar la sanidad pública, que es de lo que se trata en este post, y de los resultados que conlleva: caro, lento y con daño para los usuarios.

  • Antonio Benítez
    3 años ago

    Camino,en primer lugar espero que se recupere pronto de sus dolores,algo parecido me pasó a mi en España con mi hijo que por aquel entonces tenia diez meses,de esto hace ya 22 años,llegamos a Tenerife a pasar nuestras vacaciones cuando a los diez dias al niño le empezaron a salir por todo el cuerpo unas ronchitas,visité tres veces la misma clinica y las tres veces fueron tres diferentes médicos los que atendieron al niño,uno de ellos pediatra,fueron tres informes diferentes,era una clinica privada y por esa causa no me eceptaban el seguro de Alemania como es normal,ellos me presentaron tres facturas y yo les dije que solo estaba dispuesto a pagar la primera,ellos me insistian en que tenia que pagar las tres,todo esto sucedió en tres dias seguidos,con los tres informes en la mano les dije que llamaran a la policia porque no me querian dejar ir sin pagar,al poco rato vino el director de la clinica y le dije que estaba dispuesto a denunciarlos,el se ofreció a ver otra vez al niño a lo que me negé rotundamente y porsupuesto que solo pagé una de las tres facturas,desde esa clinica me marché a urgencias de la Seguridad Social y no se podian creer que los tres médicos de la clinica privada no se dieran cuenta de que lo que tenia mi hijo era sarampión,sobre lo que dices sobre el ” turismo médico” que practican en España los Alemanes tengo que decir que para nada estoy de acuerdo con eso que dices,el pasado año visitaron España 56 millones de turistas ,repito 56 millones de turistas,muchisima gente¿tu crees que de toda esa gente nadie necesita ir al médico inesperadamente?¿es que de los 46 millosnes de habitantes que tiene España nadie necesita ir al médico durante todo un año,entre esos 56 millones de turista hay de todo,personas que ya de por si tienen una ó otra enfermedad por ser personas más ó menos mayores,algunas vastante mayores,cuando estamos de vacaciones también se practican deportes,unos de más riesgos y otros de menos,nadie va de vacaciones para ir al médico¿es que a los turistas los operan en dos semanas? cuando por lo general los Españoles tienen que esperar meses y a veces más para algunas operaciones,por ultimo decir que conozco a muchisimos Españoles de los que llegaron a Alemania a partir de finales de 58,muchos de ellos residen en España desde hace mas de diez años pero sigen teniendo a sus hijos y residencia en Alemania y la totalidad de ellos cuando visitan a sus hijos también vienen a pasar reconocimientos médicos de toda clase y a mirarse la dentadura,con todo su derecho porque sigen teniendo seguro de Alemania y si un turista Alemán tiene que ir al médico durante sus vacaciones en España,pesenta su tarjeta de su seguro de enfermedad y la Seguridad Social ya se encarga de cobrar al seguro que el paciente tenga en Alemania,lo que si puede hacer el Gobierno Español es esijir a todo turista que quiera entrar en España es un certificado médico y solo se le permitiá entrar en España si está completamente sano,naturalmente que esto ultimo que digo es sarcasmo total.

    • Antonio, gracias ante todo por sus deseos de una rápida recuperación. Ojalá sea así porque voy a volverme loca de dolor. LO que me cuenta que le pasó con su hijo en Tenerife hace 22 años y en una clínica privada es sencillamente impresentable. Tanto que le quisieran cobrar tres veces como que nadie fuese capaz de reconocer algo tan simple como una sarampión. Menos mal que en la Seguridad Social sí que fueron capaces de resolverle el problema a la primera (como es lógico). Con respecto a lo del “turismo médico”, una práctica que se dice practican algunos turistas preferentemente alemanes e ingleses, digo concretamente que “cada vez creo más cierto el llamado “turismo médico” que especialmente alemanes e ingleses practican en España”. Es decir, indico que no me lo creía pero que, a la vista de cómo funcionan aquí en Alemania, estoy más propensa a creer algo que, por lo visto no es leyenda ya que desde el Ministerio de Sanidad han tenido que tomar medidas severas para evitar eso. El sistema, que veo desconoce, era entrar con un problema más o menos grave por urgencias y de allí el camino hasta operaciones incluídas es un paseo. Y, n vista de lo que me está ocurriendo en Berlín, no me extraña porque, entrando por urgencias, cualquier tipo de atención médica en España es muy fácil y aqui no. Yo ya voy, cuando le contesto por el sexto médico y se echa encima el fin de semana. Y tendré que volver a urgencias. Y no me harán la resonancia magnética que necesito. Y no se por qué. Porque, Antonio, tanto a los turistas que son atendidos de minucias o cosas graves en España como la atención que me puedan prestar aquí a mí misma, al final lo paga el país al que una pertenece, no el país y la sanidad que presta los servicios. Vamos, que a la Seguridad Social alemana, le van a facturar todas las entradas -graves o no- que se hagan en España y a la española le van a pasar los gastos que yo genere aquí. Por eso no entiendo que, con mi tarjeta médica azul de la Unión Europea, me estén volviendo loca con tantas visitas a médicos, tantos diagnósticos y sin darme una solución. Y por cierto, además de agradecerle el que haya leído mi post, tengo que decirle que la sabida pública alemana no incluye -igual que en España- la atención dental, salvo una urgencia. Por eso me extraña el ejemplo que pone de que van a Alemania a mirarse la dentadura. Finalmente, con respecto al sarcasmo final de que el gobierno español exija certificado médico de buena salud para entrar en España, a lo mejor a todo llegamos. A mí, en Berlín, Alemania, es una de los problemas que estoy teniendo: creen que he venido con el problema y me quiero aprovechar de su maravillosa medicina para curarme, operarme o lo que sea. No es cierto, por supuesto pero ¿qué pasa si lo fuera?. A fin de cuentas, lo pagaría la Seguridad Social de España. Mientras, ellos cotejan el día en que llegué a Berlín, la fecha en que acudí el primer médico, el día que estuve en urgencias, la fecha en que regreso a España… en fin lo que cuento en el escrito. Ya ve usted por donde van los tiros aquí en Alemania…