CON LA IGLESIA HEMOS TOPADO

Comparte!

Cada vez que el actual Papa anuncia una visita oficial a un país determinado, empiezan a salir escándalos  -nuevos, sobre los ya conocidos-  de abusos sexuales de curas y frailes sobre la población infantil del país a visitar. Está claro que, cuando el pueblo llano se decide a hablar, no hay quien lo pare. Y no basta con pedir disculpas como hace el «paparazi» ( es como se le llama en las calles alemanas, haciéndose eco de los escándalos y utilizando el título papal con el comienzo fonético de su apellido). Benedicto XVI visitará el Reino Unido a mediados de septiembre y ya se ha destapado un nuevo escándalo de abusos sexuales: los que ocurrieron en la St. Benedict School, en Ealing, escuela privada y católica bajo la batuta de monjes benedictinos. Dos exalumnos de esta escuela, se han puesto en contacto con la policía al leer en The Times que uno de los monjes y exprofesor, el padre David Pearce, estaba siendo procesado por abusos sexuales. Pearce ya ha confesado que abusó de al menos ocho alumnos entre 1972 y 2008 y cumple condena de  cinco años de cárcel. También está siendo investigado en relación con esta últimas acusaciones un exprofesor de matemáticas, condenado ya tres veces por el mismo delito sexual.

Repasando el historial delictivo de los escándalos sexuales (al que ahora se añaden dos víctimas más) del colegio privado, una no se explica por qué no ha sido cerrado, sellado y borrado de las instituciones capacitadas para la enseñanza. Y digo esto, porque cada vez que se hurga en este centro, salen nuevos delitos, los condenados lo han sido no una vez, sino en varias ocasiones, hasta el punto de que el exprofesor de matemáticas John Mestri -ahora investigado de nuevo, junto con otro profesor más- forma parte de las listas de delincuentes sexuales del Reino Unido. Luego irá el Papa y dirá a los que le escuchen que «lamenta mucho lo sucedido a lo largo de varias décadas y varias denuncias». ¿Ahí quedará todo?.

papa-escuela-de-earling-donde-hubo-abusos-sexuales-foto-glenn-copus.jpg

Escuela católica de San Benedicto, en Ealing, donde ha habido abusos sexuales durante décadas y que van saliendo a la luz poco a poco. Foto Glenn Copus.

Y una nota curiosa:  entre los exalumnos del St Benedict´s está lord Patten of Barnes, a quien el primer ministro, David Cameron, ha encargado la coordinación de la visita papal del próximo septiembre. En la ensuciada imagen de esta escuela católica, han estudiado también personajes como el escritor Peter Ackroyd o el historiador Peter Hennessy. Cada curso cuesta unos 4.700 euros. Un dineral, para que además tus hijos no estén a salvo sino a merced de asquerosos abusadores.

Y es que, en muchos casos, ni curas ni frailes son una garantía de nada. Nadie está a salvo con ellos sino a merced de ellos, que es bien distinto.

Si dios existe e hiciera caso de lo que le piden algunos, a estas alturas del partido, el presidente francés Sarkozy  estaría durmiendo el sueño de los justos. Vamos, que se habría ido para el otro barrio. Ante su decisión de obligar a los gitanos desarraigados de Francia a marcharse del país, a un cura -que por lo visto debe adorar a los calés-  no se le ha ocurrido mejor remedio que rezar a su dios para que se cargue al dignatario francés de un infarto fulminante.  El padre Arthur Hervet, que opera desde una de las parroquias de Lille, en el norte de Francia, ha declarado públicamente que, ya que no sabe cómo impedir que «Sarko» eche a los gitanos, le ha pedido incesantemente a dios que le envíe una crisis cardiaca irreversible. Según sus entendederas, «muerto el perro, se acabó la rabia».

iglesia-y-gitanos-campamento-cerca-de-lourdes.jpg

Asentamiento de gitanos en caravanas, cerca de Lourdes, Francia.

¡Hay que fastidiarse con parte del clero!. Mires hacia donde mires, salta un escándalo. El viejo cura, intentando ser «coherente» con sus rezos para desear la muerte a Sarkozy, ha devuelto también al gobierno una medalla al mérito. Los medios no explican qué méritos tenía el chalado, aunque sospecho que a lo mejor tenían que ver con su defensa de los gitanos ambulantes que proliferan en el país vecino.

renigion-catolica-cura-frances-devuelve-su-condecoracion-y-reza-para-que-sarkozy-tenga-un-infarto.jpg

El cura Arthur Hervet que ha pedido a dios  envíe un infarto fulminante a Sarkozy para evitar la expulsión de gitanos ambulantes y desarraigados en Francia. 

No escribo desde el odio, sino desde el sentido común: la iglesia católica se debería plantear muy seriamente  si personajes de esta calaña – abusadores, locos, «desnortados» – pueden estar al frente de instituciones, oficiando en iglesias, enseñando lo que nunca deberían enseñar en clases «extra» a algunos alumnos y declarando que desean y rezan por la muerte de alguien, aunque sea Sarkozy. Todos deberían estar, si no cumpliendo penas civiles, en reductos donde dejen de hacer daño y escandalizar. ¿Por qué no se emplea una pequeñísima parte de los muchos bienes económicos de la iglesia católica en hacer una limpieza general y a fondo en todo el mundo?. ¡Ahora, ya!.

Menos mal que hay algunas mentes lúcidas dentro del catolicismo, como el dominico Jesús Espeja, teólogo de la Liberación. Él es consciente de que el agnosticismo impera en el mundo y la culpa es de la Iglesia, que sigue siendo «signo del oscurantismo,  del pasado que nada puede aportar y que es percibida como signo de muerte y represión». También opina que la idea dominante de dios -supongo que entre los católicos o incluso entre todos los cristianos- es la de aquel al que tenemos que ofrecer sacrificios y al que agrada que nos destruyamos (recuerdo al cura francés rezando por un infarto para «Sarko», por ejemplo). Y también habla de la necesidad de cambiar a ese dios intervencionista, milagrero y ávido de oraciones por otro que amplíe nuestros horizontes.

religion-catolica-jesus-espeja-autor-libro-dominico-liberacion.jpg

El dominico Jesús Espeja, teólogo de la Liberación, denuncia la imagen que ha fabricado la Iglesia de sí misma y de Dios.

Dice Jesús Espeja cosas muy interesantes. Por ejemplo, hablando del intervencionismo de curas y obispos en cuestiones que rozan el sentir político, «no acepto todo lo que sea crispación o intervención directa de la jerarquía eclesiástica en política. Esa no es la misión que Cristo encomendó a su Iglesia».  Y sigue diciendo y exponiendo ideas que no tienen desperdicio, en una entrevista concedida a José Manuel Vidal. «Creo que el socialismo real no ha dado la solución deseada, pero también es evidente que el funcionamiento actual del neoliberalismo económico capitalista es incapaz de eliminar el hambre del mundo y por lo tanto su fracaso es manifiesto. Estamos viendo que la crisis económica es una crisis de codicia. Unos cuantos se han querido hacer dueños del mundo y su ambición está generando cada día más pobreza».

¡Qué razón tiene!. Si los representantes de la Iglesia fueran por ese camino, otro gallo le cantaría al mundo y dejaríamos de sentir vergüenza ajena e indignación ante la actuación de la que un día fue «nuestra Iglesia» y las posturas y acciones de muchos de sus representantes. ¡Ojalá el dicho popular tan certero de «con la Iglesia hemos topado» dejara de tener sentido!. Soñar es gratis…


Comparte!

9 Responses to “CON LA IGLESIA HEMOS TOPADO

  • Manuel Lasheras
    10 años ago

    Es cierto que, en estos últimos tiempos, muchos miembros de la iglesia católica no dan precisamente ejemplo de lo que es una vida decente. Pero, como apunta usted al hablar del dominico perteneciente a la Teología de la Liberación, afortunadamente, no todos son iguales. Yo tuve la suerte de educarme en un colegio de frailes y nunca tuve que soportar el sufrimiento -supongo que terrible para un niño- de un acoso o abusos sexuales de mis maestros. En cualquier caso, me preocupa mucho la deriva que está tomando la iglesia católica. Es bueno que tanta suciedad salga al aire y se conozca, me parece que la postura del Papa es blanda. Debería arremeter contra toda esa porquería como Jesús hizo en el templo con los mercaderes: arrasar. Y empezar de nuevo, aprender y enseñar humildad, sacrificio, amor en definitiva. Que es lo que falta en la iglesia y en el mundo.

  • Laura
    10 años ago

    Tienes más razón que un santo con lo que dices. ¡Hay que ver la cantidad de historias para no dormir que están saliendo entre miembros de la Iglesia, curas, frailes y demás personajillos indeseables!. Pero hay otra cosa que no has contado y es que la Iglesia no tiene ningún derecho a hacer las intervenciones que hace en España, por poner un ejemplo cercano. No conozco ningún país en que los curas con todos los obispazos al frente, se metan tanto en política, apoyen a un partido carca, neoliberal y nadie les ponga los puntos sobre la íes. ¿No están separados los poderes políticos de los religiosos?. Yo exijo esa separación absoluta y que cada uno se dedique a lo suyo. Los políticos a cuidar de este país y los curas a salvar almas y no a sobar niños, como hacen muchos.

  • Nando Sierra
    10 años ago

    Mira, creo que a muchos curas y frailes lo que había que hacerles era echarlos al mar a ver si llegaban a una isla solitaria y nos librábamos de ellos. Ya se que no todos son así, pero me acuerdo de aquello de que una manzana podrida en un cesto de manzanas hace que se acaben pudriendo todas. Al loro, lo mejor es deshacerse de las manzanas podridas. Y a los chalados como el cura ese que pide un ataque al corazón para el francés, que lo metan en un manicomio. Seguro que se encontraría con más chusma de curas y frailes dentro. Hay mucho loco con faldas suelto.

  • anita
    10 años ago

    Resulta curioso contemplar cómo cada día, cada semana, cada mes, saltan a las páginas de periódicos y otros medios de información escándalos de abusos sexuales hechos por los curas. ¿Y las monjas?. ¿Por qué nos hemos olvidado de lo que pasaba en los colegios de monjas?. Yo estuve interna varios años cuando era niña y no me daba cuenta de que yo misma era una víctima de sus abusos. A lo mejor no eran tan fuertes como en el caso de los chicos, ni tan descarados, pero echo la vista atrás y todavía me acuerdo de una frase que decíamos entre nosotras con la mayor inocencia.» la madre Aurora ha «cogido» a fulanita», «la madre María ha «cogido» a menganita». Y no nos referíamos a que las hubieran pillado in fraganti haciendo alguna travesura, no. El «coger» era un rito en el que, de repente, una monja te sacaba de la fila, del recreo y te llevaba a sitio oscuro, aparte, y te hablaba, te hablaba, te hablaba de lo que fuera, mientras te cogía las manos, te atusaba los pelos… un si es-no es muy cerca de los abusos. Desde luego eran unos sobos en toda regla sin llegar a zonas extremadamente delicadas, digamos. Estoy segura de que, aunque las mujeres tradicionalmente hemos estado acostumbradas a callar, a más de una le tocaron en suerte algo más que sobeteos desconcertantes. ¿Alguien se anima a hablar de las monjas?. Yo ya he contado mis recuerdos.

  • Javier Larraondo
    10 años ago

    No todo son abusos y faltas dentro de la Iglesia Católica. No voy a pasar por alto que los escándalos que han salido al la luz pública, y seguramente más, son actos absolutamente reprobables y condenables. No tienen excusa ni disculpa. Pero hay que acordarse también de que dentro de la Iglesia hay muchas personas, sacerdotes, monjas, frailes e incluso seglares que han dedicado su vida a ayudar a los demás, a dar de comer al hambriento y beber al sediento, a jugarse la vida continuamente por estar ayudando a los que nada tienen. O ayudando desde los colegios a formar buenos hombres para el futuro. Sin olvidar los abusos que se puedan cometer y que condeno sin paliativos, quiero recordar desde aquí que también hay muchos más que siguen las doctrinas de Cristo, son honestos y viven para los demás. No los dejemos de lado.

  • Cronos
    10 años ago

    Vale tío, seguro que eres cura tú también. Ya sabemos que hay buena gente entre los curas y demás, pero eso no quita para que muchos sean unos sinvergüenzas y hayan jodido la vida de muchos niños que, incluso cuando han llegado a mayores, no han levantado cabeza por culpa de lo que les hicieron. Y de lo que seguirán haciendo muchos sin que nadie se atreva a decir ni mú. ¿Lo tienes claro, tío?.

  • Blacanieves
    10 años ago

    Por mucho que se escriba o se denuncien casos de abusos por parte de miembros de la iglesia católica, no dejarán de pasar. Creo que serán pocos los capaces de sublimar su abstinencia sexual en aras del amor a dios. Y ante esa incapacidad, echan mano de la primera y más fácil tentación: niños, alumnos, monaguillos, niñas que van a confesarse…Todo un mundo de pequeños desgraciados que andan por la vida arrastrando traumas y nefastas experiencias para las que nadie está preparado y que nunca deberían haber pasado. Me parece asqueroso y creo que los altos responsables de la iglesia deberían tomar cartas muy serias en al asunto en vez de limitarse a pedir perdón y disculpas. ¿Qué pasa con el daño hecho?. ¿Cómo se cura eso?. ¿Cómo se compensa?. Si existe el infierno, es allí donde deberían estar los culpables. Y mientras tanto, penas de cárcel bien largas y bien duras. Aunque claro, como dice «con la iglesia hemos topado».

  • Iñaki
    10 años ago

    Cami, sigues en tu línea de denunciar algunas de las muchas cosas que andan mal por el mundo. No siempre, pero con cierta frecuencia.Te sigo, me gusta, pero eres como Don Quijote contra los molinos de viento. ¿O eran gigantes en realidad?. Si, creo que batallas contra gigantes. Reconforta verte al pìé del cañón dando guerra.

  • Angel Martínez
    10 años ago

    Personalemnte estoy un poco cansado de tantas denuncias por abusos a niños en colegios de curas. Da la sensación de que lo único que han hecho es abusar de las pobres criaturas. No quiero quitar importancia al problema, que me parece gravísimo y que habría que hacer algo drástico para cortarlo de raíz. Porque estoy seguro de que sigue pasando en estos días, no solo son las denuncias de gente que ahora es mayor. Lo que ocurre es que en cuanto se anuncia un viaje papal, empiezan en el lugar de destino a destaparse escándalos que tienen que ver con abusos sexuales. Una mayor vigilancia dentro de la Iglesia, serviría para frenar estos abusos. Y, por parte nuestra, los padres de niños, una vigilancia y atención mayor a los cambios que puedan, sin causa aparente, tener nuestros hijos. Y saber ganarnos su confianza para que hablen sin temor, ¡encima!, a no ser creidos o castigados. Y de los locos que para solucionar problemas políticos anden pidiendo a Dios la muerte de quien sea, prefiero ni hablar. Es patético y bochornoso porque un sacerdote así no debería estar más que encerrado.